Colmillos ITAM: la lucha y la entrega

Oficina de Comunicación
2014-05-28

Por Karla Yee Amézaga y Alejandro Durán

Con motivo de la victoria del equipo Colmillos ITAM en la Liga Lexfa de Football Arena y su ascenso a la primera división, entrevistamos a varios miembros del equipo y al head coach Elioenai Solís Vega.

Mauricio Vueltiflor Gil, es linebacker, estudiante de sexto semestre de la Licenciatura en Matemáticas Aplicadas y lleva cinco temporadas con el equipo. Respecto a combinar la vida de estudiante y la vida deportiva, Mauricio asegura que desde antes de entrar a la universidad, él tenía el sueño de jugar mientras estudiaba la carrera; “se me ofreció una beca en ITAM[…] Ingresé y en primer semestre vi que había equipo y me emocioné muchísimo[…] Practicar un deporte es un buen complemento para el estudio[…] mantenerse bien físicamente ayuda a tener un mejor rendimiento académico. Con cada temporada mi compromiso con el equipo ha ido creciendo[…] Me interesa que este proyecto crezca y hacer un buen papel en el equipo”. El haberse coronado como campeones fue muy grato para Mauricio, pues refleja el esfuerzo de todos los jugadores y demuestra que “el proyecto está más sólido”, agregó.

Ángel Rico, estudiante de cuarto semestre de las licenciaturas en Economía y Finanzas, lleva tres temporadas en el equipo, empezó como cornerback y ahora es linebacker. Ángel juega desde pequeño y está familiarizado con cultura de trabajo en equipo y disciplina de este deporte: “te enseña a cómo enfrentarte a las adversidades, a anteponer tus prioridades ante otras cosas, y te deja muchos amigos que yo creo que es lo más padre de todo”. El linebacker espera que a raíz de las victorias aumente el apoyo de la institución y de los alumnos, y se inscriban muchos al equipo; “las puertas están abiertas para cualquier persona. Es un tiempo para “desestresarse” […]Vengan, las puertas están abiertas”.

Germán Méndez, receptor y número 17, acabó sus materias de la Licenciatura en Ciencia Política en 2009 pero esto no lo alejó del campo de juego. Él ingresó al equipo en su último semestre y logró combinar satisfactoriamente su carga académica, con su trabajo fuera del ITAM y con los entrenamientos: “se puede combinar todo organizándose bien.” Para Germán, el ITAM se caracteriza por su excelencia académica y se debe de desarrollar más el aspecto deportivo. Respecto a los orígenes del equipo, el receptor de los Colmillos nos compartió que al principio había “muchas ganas y poca experiencia”. Hoy el equipo está más sólido y tiene nuevos retos con su regreso a la primera división. El equipo ha logrado ganarse rápidamente el cariño de la Comunidad ITAM; “es un equipo al que se le tiene mucho cariño y cuando llegan los alumnos nuevos tratamos de transmitirles eso, aparte de la filosofía del futbol americano que te enseña a trabajar en equipo y a no rendirte. Esa parte de sentir los colores de la escuela es algo que traen específicamente los Colmillos del ITAM[…] Es muy bonito desarrollar un equipo así y ver cómo crece. Yo creo que esto va empezando y sin duda crecerá en muchos sentidos que no habíamos planeado”. Si se busca que el equipo crezca, se requiere más apoyo y participación de los estudiantes. “Creo que nos falta tomarlo más en serio, así como en el ITAM somos estudiantes de excelencia, también debemos ser deportistas de excelencia”, agregó Germán.

Para Carlos Aragón Vázquez, jugador de línea defensiva y estudiante de Ingeniería en Negocios de octavo semestre, los estudios y el deporte conforman la dupla ideal. Carlos juega desde los once años, por lo que es cercano a la filosofía de este deporte, de lo que te puede aportar en la vida estudiantil, la vida laboral y la vida personal, sobre todo porque ayuda a forjar el espíritu de equipo; “desde mi primera temporada se han unido personas muy diferentes en cuanto a edad, carreras, posiciones y demás. En general, se ha creado una gran familia dentro de esta institución”.

Esta temporada fue muy diferente para Carlos pues en esta ocasión no jugó como capitán. “Esta temporada yo pensaba interrumpir el americano para enfocarme en otras cosas. Sin embargo hubo varios lesionados, me pidieron mi apoyo y decidí quedarme. Las cosas se fueron dando para que después jugara en una posición diferente, como “liniero ofensivo”. Al final, el poder levantar un trofeo significó mucho pues si no hubiera entrado habría dejado ir un trofeo en una institución en la que yo tanto he peleado. También significó un logro personal porque pude ver mis habilidades para jugar en otra posición. Ahora que han regresado a la primera división, entre los principales retos están: “mejorar la disciplina pues necesitamos ser más rigurosos con la gente que viene para ver quienes si están al 100% para el equipo, independientemente de que está la escuela y te pide muchísimas responsabilidades, como jugador tú estás aquí porque, de acuerdo con la mentalidad del americano, eres una persona extraordinaria que está dando algo más de lo normal para formar parte de este equipo. Estamos en la mejor liga de futbol arena del país y nos gustaría tener el mejor programa de futbol arena en el país. Ese es nuestro reto principal”.

Le pedimos a Carlos que mandara un mensaje de invitación a todos los estudiantes del ITAM para unirse al equipo de futbol arena: “Si quieres ser una persona extraordinaria, sobresalir, hacer un esfuerzo extra por ser parte de un proyecto grande de ésta institución, tienes que venir a formar parte de este equipo”.

El head coach, Elionei Solís Vega, lleva alrededor de tres años dirigiendo a los Colmillos. Trabaja junto con otro coach, Alonso Campos, el entrenador defensivo y su mano derecha. “El equipo ha crecido mucho desde que yo llegué. Estos muchachos han crecido, han sacado sus materias adelante y ahorita les va muy bien. He tenido bastantes alumnos. Hay muchos que ya se graduaron y van entrando muchos de nuevas generaciones que se interesan mucho en el programa. Entre estos hay bastantes que nunca habían jugado en un equipo de futbol americano; sin embargo están muy contentos, les ha gustado mucho y lo han absorbido a pesar de que les ha costado trabajo, ya que es un deporte muy difícil, de mucha preparación física, mental y táctica”.

Para el head coach, esta última temporada ha sido una de las mejores de Colmillos porque más de la mitad de los jugadores eran novatos. “Nunca se habían equipado, nunca habían jugado futbol americano, y el hecho de tomar una disciplina así de fuerte, de estricta en cuestión de entrenamientos fuertes y ejercicio extremo en ciertas ocasiones no los intimidó. Los chavos lo absorbieron bastante bien y se comprometieron[…]Realmente empezamos a trabajar casi de cero y logramos formar un equipo[…] En verdad, los chavos hicieron un trabajo de espíritu, de puro corazón”.

Respecto a regresar a la primera división, el coach “Elio”, como le dicen los jugadores, afirmó que van a seguir trabajando fuerte: “El subir a primera división fue un reto muy difícil pero no imposible. Tenemos que ser más competitivos. Los chavos lo tienen muy claro e incluso me dijeron que empezáramos a entrenar de una vez. El objetivo es seguir trabajando, que el programa crezca y que la escuela voltee a verlo más […] Ahora que quedamos campeones sería bueno hacer una etapa de pruebas para invitar en un día especial a todos los que quieran participar en el programa de futbol. Hay muchos muchachos de nuevo ingreso que optan o no por esta universidad después de preguntar si hay o no un programa de futbol americano. Creo que un programa de futbol americano bien establecido es algo muy bueno para la universidad y para formar un sentimiento de identidad”.
 

Multimedios